Se abre frente entre restauranteros y vecinos en la Ciudad de México

CIUDAD DE MÉXICO. El uso de mesas en los exteriores de restaurantes, de bares que funcionan como los primeros y de fondas y taquerías está avalado desde finales de junio de 2020 en el contexto de la pandemia, pero desde el pasado 13 de agosto un aviso en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México impide que haya sanciones ante algún mal uso de los enseres.

De hecho, desde que inició la temporada de lluvias el mobiliario utilizado por los restauranteros se ha incrementado, pues ahora utilizan carpas, lonas, hules y estructuras semifijas.

Frente a ese escenario, empresarios y cámaras de comercio señalan que se beneficia a esta industria, una de las más golpeadas económicamente por la pandemia, pero vecinos de colonias como Polanco, San Ángel, Roma, Hipódromo, Condesa, Cuauhtémoc y Coyoacán señalan abusos en detrimento del peatón, la movilidad y la salud pública.

El cliente te pide sentarse afuera. No quiere sentarse adentro porque los contagios están de a peso y en ese sentido el programa Ciudad al Aire Libre ha funcionado muy bien”, consideró Germán González, presidente de Cámara Nacional de la Industria de Restaurante y Alimentos Condimentados (Canirac).

Los vecinos de esos restaurantes señalan que ya no hay control y no ven cómo pueda existirlo ahora que no hay clausuras.

Señalan que, por ejemplo, la ley permite colocar en el exterior 75 por ciento de las mesas que hay en el interior, pero que eso no se está respetando.

Ya tenemos fonditas y chelerías que sólo tienen tres mesas adentro y en la banqueta y cajones de estacionamiento tienen diez mesas. Llegamos al extremo de que sobre Nuevo León (Condesa) hay un restaurante que ya puso mesas no sólo en la banqueta sino también en el camellón”, narró Rafael Guarneros, habitante de la colonia Hipódromo y excandidato independiente a alcalde de la Cuauhtémoc.

Ese es el caso del restaurante El Coshiloco, lo cual pudo comprobar este diario. También se observó que muchos de los establecimientos colocan enseres en las banquetas y en un carril del arroyo vehicular.

Vecinos señalan casos extremos como el de El Coshiloco, que ya colocó mesas en el camellón de Nuevo León.

Otra situación que observan es que el programa Ciudad al Aire Libre estableció que se deben dejar al menos dos metros entre mesa y mesa, pero ello no se cumple.

Estamos viendo que sólo dejan entre 40 o 50 centímetros de paso peatonal y ¿cómo puede pasar una persona que va en silla de ruedas o muletas? Afectan el derecho a la movilidad del peatón”, agregó Guarneros.

La semana pasada, la jefa de Gobierno expresó que la suspensión de acciones se dio tras denuncias de extorsión a restaurantes por parte de las alcaldías.

Eso pasó en dos o tres alcaldías, nosotros dimos la queja como cámara al gobierno central; llegó a oídos de Claudia (Sheinbaum) y a ella la verdad le indignan muchísimo este tipo de acciones”, comentó González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.