Se quejan ante Arturo Zaldívar de violencia vicaria en litigios familiares

El ministro presidente de la Suprema Corte señaló que los legisladores federales están en la obligación de cambiar el Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares en el que se debe preveer sanciones contra este tipo de agresiones

Integrantes del colectivo Frente Nacional Mujeres se reunieron con el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Arturo Zaldívar, ante quien se quejaron de que miles de mujeres son víctimas de violencia vicaria -la que se ejerce sobre las hijas e hijos para herir a la madre- en litigios familiares.

Las mujeres le pidieron al ministro presidente actuar para que no permee la corrupción, la opacidad, las dádivas, ni la falta de juzgar con perspectiva de género en los conflictos que se dirimen en tribunales y juzgados.

Tras escucharlas, reunidos en el antepleno de la sede de la Corte, Zaldívar Lelo de Larrea les pidió no perder la esperanza, además de informarles que está en proceso la legislación para cambiar el Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares por uno único en el que se prevean sanciones contra la violencia vicaria.

“Mientras no cambiemos el procedimiento familiar, es imposible, estas cosas no van a cambiar. Y mientras no haya una reforma a la justicia local, esto no va a cambiar. Pero me parece que es esencial un nuevo procedimiento familiar, y que haya una reforma a la justicia local. Con la reforma judicial basta un precedente para que sea jurisprudencia, pero, aunque algunos de estos criterios no sean jurisprudencia, de todas maneras, ustedes pueden lograr que se apliquen, si no en los tribunales locales, sí en el Poder Judicial Federal”, dijo el ministro Zaldívar.

El funcionario federal prometió a las mujeres hacerles llegar toda la información que se ha generado en la Corte, tanto las resoluciones, como los protocolos y los trabajos que ha realizado el Centro de Estudios Constitucionales en materia de derecho familiar para estén informadas y sepan cómo actuar.

Además de expresar que “México ya no aguanta un sistema de justicia que se fundamente en la injusticia”.